Uno de los problemas a los que se enfrentan muchos particulares en su casa es a los atascos de las tuberías. Un especialista en instalaciones de fontanería, como los que encontrarás en nuestra empresa, te puede ayudar en casos de emergencia, tanto en el baño como en la cocina.

Pero si quieres evitar tener que llamar a un fontanero tan solo tienes que seguir estos consejos para que tus tuberías estén en perfectas condiciones.

La grasa es el principal motivo de los atascos. Evita, en la medida de lo posible, que caiga en la tubería. Limpia la carne fuera del fregadero y haz lo mismo con las sartenes. Utiliza un pañuelo para retirar los restos de grasa y aceite antes de fregarlas.

Si no tienes ninguna rejilla para tapar la boca del desagüe es hora de que compres una. Te sorprenderás con toda la porquería que consigue filtrar.

Por mucho cuidado que tengas siempre se filtrarán algunos restos. Intenta limpiar de vez en cuando el desagüe. Puedes emplear bicarbonato de sodio. Vierte media taza seguida de dos litros de agua muy caliente. Repite el proceso dos veces al mes. Es mejor hacerlo cuando vayas a estar un tiempo sin usar el grifo.

Otra forma de limpiar tu desagüe es con lejía. Vierte medio vaso por cada cinco litros de agua. Una vez la hayas echado, deja pasar 10 minutos y echa agua fría para aclarar.

En el caso de encontrar algún problema grave acude a un especialista en instalaciones de fontanería para que él se encargue.

En Fontanería Magil te podemos ayudar en los casos más graves.